Mauricio Báez campeón del TBS del Distrito NAcional. Vence al Barias por barrida

SANTO DOMINGO. El Club Mauricio Báez cumplió su sueño: La revancha y el título. Ayer, el conjunto mauriciano consiguió su séptima corona del torneo de baloncesto distrital al derrotar 78-66 al Rafael Barias en una serie final que se jugó en el mínimo de cuatro partidos.

Mauricio Báez evitó que fuera necesario un quinto encuentro, pese a que el Barias integraba piezas todavía en las jornadas finales.

Pero tampoco fue necesario que terminaran los 40 minutos del compromiso, disputado en el Palacio de os Deportes, Virgilio Travieso Soto; cuando restaban 22 segundos, llegó la celebración y el balón que pertenecía al Barias, no fue puesto en acción. Sin dudas, el comportamiento innecesario de los fanáticos, que así como de antiguo se hace el torneo, de igual forma se siguen introduciendo en la cancha ante la mirada de autoridades deportivas y organizadores del torneo. No pasó así en la final del torneo de voleibol distrital, que ganaron las Caribeñas.

Poco importó. Los nuevos campeones, una vez ganaron la semifinal sobre El Millón, querían enfrentar no a otro club, sino al Barias, el equipo que los venció en la final del año pasado en seis encuentros.

Zak Irvin marcó 21 puntos, Gerardo Suero 20 y Juan Miguel Suero 17 para dirigir el ataque mauriciano; Bryan Williams tuvo nueve y 13 rebotes. Juan Araujo encestó 13 por el Barias y el recién llegado Ángel Núñez 11 puntos. Courtney Fells, su mejor anotador, quedó en seis puntos en 34 minutos y Manuel Fortuna, ocho en 24.

“Ellos querían todo el torneo al Barias”, dijo el mánager del Mauricio, Julio César Javier. “Yo les decía que prefería al Millón o a Los Prados, pero les dije, vamos arriba”.

El anhelo se convirtió en realidad y de qué manera, una barrida a sus rivales, no sólo de esta categoría mayor, sino también en todas las subdivisiones menores.

Para Javier fue su primera corona del campeonato de esta región luego de alcanzarla en su tercer intento; antes perdió una final en 1997 en siete partidos cuando dirigió al Club Calero ante San Carlos, equipo del que renunció en la postemporada.

“Dios nos bendijo con este campeonato”, dijo Gerardo, el Jugador Más Valioso de la final. “Hoy en día somos los campeones. Gracias al mánager como nos dirigió. Acatamos todo lo que nos quería imponer e hicimos el trabajo para obtener el campeonato. Más que un equipo somos una familia. Orgulloso de cada uno de mis compañeros”.

Su hermano, Juan Miguel, agregó que el premio de Más Valioso “no me importa mucho, sino la corona, fue lo que vinimos a buscar desde que comenzamos a practicar. No vinimos a competir ni a llegar a la final, sino a ganar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *